Cómo trabajamos

Entrevistas iniciales personalizadas

Antes de comenzar las clases, cada familia tiene una entrevista individual.

Este contacto inicial sirve para que ambas partes se conozcan personalmente. Además, en la entrevista podrán sacarse todas las dudas que pudieran tener sobre cómo funciona el Instituto y en qué consiste el curso. Es importante que en esta instancia nos informen sobre todos los detalles y particularidades que crean que debamos tener en cuenta durante la preparación de su hija o hijo.

Tutorías

Los encuentros de tutoría surgen a partir de una iniciativa del Instituto o de un pedido expreso del alumno o alumna. En estos encuentros, el objetivo es construir un vínculo de contención que les permita trabajar sobre las dificultades que puedan surgir durante el curso de ingreso, acompañarlos durante el proceso y ayudarlos a construir su propio método de estudio.

Comunicación fluida

Mantenemos regularmente conversaciones telefónicas y personales con las familias.

A veces se trata de contactos iniciados por el Instituto, para avisar o preguntar sobre un punto particular o para informar en forma general acerca del avance del alumno o alumna.

Otras veces, desde las casas nos llaman por alguna duda o inquietud. Esta comunicación fluida sirve para elaborar una estrategia conjunta acorde a las necesidades que puedan ir surgiendo en cada caso. A diferencia de las reuniones de padres programadas y colectivas que ofrecen otras instituciones educativas, este mecanismo permite concentrarse en una familia a la vez y evita tener que escuchar largas exposiciones que no atañen directamente.

Seguimiento personalizado

Las calificaciones obtenidas en las tareas, pruebas, simulacros, mini-evaluaciones y lecciones orales, así como cualquier otro comentario relevante, se recopilan en un sistema de información disponible para todo el equipo docente que trabaja con cada estudiante. Así se pueden afrontar las posibles dificultades de una manera integrada y global.

Reunión de profesores

Todas las semanas se reúnen las y los docentes de un mismo grupo y las tutoras y los tutores que hayan tenido encuentros individuales, coordinados por uno de los directores, con una representante de la Secretaría Académica que toma notas de lo conversado.

En las reuniones hay un tiempo dedicado a cada estudiante, en el cual todos los integrantes del plantel informan, desde su punto de vista, cuál fue su desempeño académico, de qué temas hablaron con el alumno, la alumna o con su familia y qué otros sucesos ocurrieron durante la semana que puedan afectar positiva o negativamente su aprendizaje.

Es allí donde se decide ofrecer clases individuales de una materia, asignarles un tutor o tutora o llamar a las casas para contarles o preguntarles sobre algún tema en particular. También se discute el funcionamiento del grupo en su conjunto y se deciden intervenciones grupales para mantener la armonía y mejorar el clima de aprendizaje.

 

Corrección

La corrección del trabajo entregado es llevada a cabo por personal dedicado exclusivamente a esa tarea, que tiene horarios reservados para cada grupo. De esta forma, podemos garantizar la calidad de la corrección, su uniformidad y el cumplimiento con los tiempos de entrega. Este último punto es de vital importancia, puesto que consideramos fundamental demostrarles a los alumnos y las alumnas en la corrección la misma responsabilidad que se les exige a la hora de entregar sus tareas.

Calificaciones y evaluaciones

En el Instituto consideramos que la calificación cumple con diferentes propósitos. En primer lugar, intentamos que funcione como una anticipación a la evaluación definitiva que representan los exámenes de cada Curso de Ingreso. En este sentido, buscamos que los contenidos evaluados, la dificultad y los sistemas de calificación reflejen, como copia fiel, las pautas y mecanismos que utilizan los colegios a los que quieren ingresar. Por esto, cada estudiante se sentirá más cómodo al enfrentarse a la prueba definitiva.

Por otra parte, creemos que la calificación permanente obliga a la preparación constante, generando la necesidad de estudiar cada semana. Esta modalidad divide al contenido en pequeñas dosis que se van asimilando regularmente y evita, así, el acopio de información pendiente de estudiar a último momento.

Finalmente, consideramos que el sistema de evaluación prevalece ante la calificación y volcamos todos nuestros esfuerzos en esta dirección. Es por ello, que algunas veces las calificaciones se adaptan a cada situación personal, considerando cada esfuerzo y cada recorrido particular. No es que la nota resulte una mentira, sino que en algunos casos buscamos que el efecto de la nota tenga determinadas consecuencias en la actitud ante el examen del Curso de Ingreso.